des d'una perspectiva històrica i transversal estudiem, analitzem i relacionem els fenòmens de l’ art, el disseny,
l'arquitectura, l’artesania i la imatge amb els esdeveniments contemporanis de la cultura,
el context econòmic, social i polític dels últims 40 anys; això vol dir que "cavalquem sobre lo tigre..."

diumenge, 20 de gener de 2013

REFLEXIONS DE ANDRÉ RICARD (jap)

ANDRÉ RICARD

Diseñador. Es responsable de objetos históricos, como la antorcha olímpica de 1992, pero está igual de orgulloso de sus invisibles contribuciones a la mejora de la vida cotidiana, como el frasco de champú que no gotea.

«Recuerdo mi primer ordenador, que era un trasto enorme con unos discos flexibles. Estaba como un niño con zapatos nuevos. Entonces había que esperar a que las cosas llegasen a España. Comprar un objeto nuevo era casi como un noviazgo que durante mucho tiempo no pasaba a más. Ahora solo hace falta ir a Apple una tarde y comprar el nuevo iPad. Otro día abres un sobre y descubres que tienes una deuda, pero ya no puedes devolver el objeto, que encima ya está obsoleto, porque ya hay una versión mejor. Es un sistema aterrador, que incita a adquirir cosas que no se necesitan y además no se pueden pagar. Ese desmadre productivo está agotando los recursos naturales de los que disponemos y compromete el equilibrio ecológico.

Creo que el gran reto al que nos enfrentamos será pasar de una economía de producto a una de servicios. Lo que teníamos antes de la crisis ya era suficiente para vivir mejor de lo que Luis XIV jamás vivió en Versailles. Pero si analizas, lo que necesitamos para vivir bien no son más objetos, sino mejores servicios. La sociedad ya se ha lanzado a ello de una manera salvaje y sin planificar. Todos los nuevos avances, desde la pizza a domicilio al coaching, están orientados a esa microeconomía que llaman jobbing. Se trata de gente que acerca el trabajo a las personas y los problemas a las soluciones. La tarea del diseño será no solamente imaginar qué tipo de actividades pueden existir, que eso lo puede hacer cualquiera, sino estructurarlo con eficiencia y economía de medios. En España se nos reconoce por la creatividad y creo que el país puede hacer esta transformación apoyándose en sus raíces rurales relativamente recientes. Hay que buscar pioneros en ese nuevo rumbo. Desde el primer homo sapiens nuestro objetivo ha sido buscar mayor calidad de vida y eso no se consigue solo con el consumo. Así que no se trata de reactivarlo, sino de transformarlo».

Publicado en SMODA suplemento de EL PAIS  19 enero 2013

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada