des d'una perspectiva històrica i transversal estudiem, analitzem i relacionem els fenòmens de l’ art, el disseny,
l'arquitectura, l’artesania i la imatge amb els esdeveniments contemporanis de la cultura,
el context econòmic, social i polític dels últims 40 anys; això vol dir que "cavalquem sobre lo tigre..."

dissabte, 27 d’abril de 2013

CINDY SHERMAN (AK)


Cindy Sherman es la fotógrafa estadounidense nacida en Nueva Jersey en 1954. Su carrera artística comenzó en la ciudad de Nueva York en la década de 1970. Sherman es mejor conocida por usar a sí misma como objeto de sus fotografías, pero sus obras no son autorretratos en el sentido tradicional, ya que adopta diversos personaes, poniéndose el maquillaje, vistiéndose y conociendo contextos complejos.

OBRA

Entre 1989 y 1990 Sherman hizo sus Retratos históricos (una serie de treinta y cinco fotografías), particularmente interesantes por su mezcla de conciencia postmoderna con atemporales obras de maestros europeos. Sherman se fotografió con trajes flanqueados y prótesis, retratando famosas figuras artísticas del pasado, como Fornarina de Rafael, Baco Enfermo y Judith decapitando a Holofernes de Caravaggio, o Madonna de Melun de Jean Fouquet.

“Cuando estaba haciendo esas fotos vivía en Roma, pero nunca fui a las iglesias o museos de ese país. He trabajado en los libros, con reproducciones. Es un aspecto de la fotografía que aprecio más: la idea de que las imágenes se pueden reproducir y ver en cualquier momento, en cualquier lugar, por cualquier persona.”

Dicho esto, las fotografías están basadas libremente en conceptos originales, pero so son las duplicaciones.

La mayoría de los historiadores del arte habla de las fotos de Cindy Sherman en términos de una crítica feminista de la "mirada masculina". Como feminista, por lo tanto, el trabajo de Sherman serviría para desafiar la visión tradicional masculina del papel de la mujer en el arte y la sociedad.

Fornarina de Raphael / Untitled # 205 de Cindy Sherman (1989)



















En la versión de Sherman, encontramos la mano izquierda de la mujer sobre la misma área como en original, pero aquí en un gesto más modesto, no es tan claramente provocativo como en la obra de Rafael. En el perfeccionamiento de la metáfora, Sherman hace referencia a una larga tradición artística de la Venus púdica, un término derivado del latín, que significa "algo que ocultar". Sherman también utiliza una especie de cortina de un material barato (típico para sus obras), en el lugar de tela delicada de Rafael. En contraste con contrapposti (equilibrio entre las oposiciones) cuidadosamente considerado de Rafael, el fondo de la composición de Sherman es muy dura, de color negro, así que la modelo es marcadamente, incluso duramente iluminada. El tratamiento de la luz hace hincapié en un espeso maquillaje de la mujer, pelucas y prótesis, lo que da una sensación repugnante. Lo más notable en lo que pretende ser una imagen sexualmente cargada, es el pecho evidentemente falso y el hecho de que esta mujer parece estar embarazada. En su expresión facial, la figura de Sherman parece más pensativa y preocupada que la tolerante, graciosa mujer presentada por Rafael. A fin de cuentas, la figura de Sherman parece mucho menos una obra maestra, y más un retrato de una ama de casa americana posando como una seductora, incapaz de salir de la farsa. En este sentido, hay que recordar que se trata de Sherman en sí misma posando para la foto. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada